Blue Valentine o el cómo surge una fotografía en una boda

Siempre que nos enfrentamos a una sesión nos empapamos como una esponja con tal de sacarle el máximo rendimiento. Cuando se trata de una boda incluso más, pues se trata de un día entero y en él suceden miles de cosas, por lo que llevamos un archivador mental de todo lo que nos inspira.

Para la boda de Cristina y Guillermo lo que teníamos claro era que querían una boda urbana, con todo lo que ello conlleva. Para que así fuera nos recorrimos de arriba a abajo las calles de Malasaña y fuimos apuntando lugares, situaciones y recorridos del sol a la hora a la que haríamos sus fotos. De entre todos los pensamientos surgió una película, Blue Valentine. De entre todas las imágenes de la película una se asomó más fuerte, fue esta:


Entonces conseguir una imagen inspirada en este momento se volvió un reto para nosotros. Necesitábamos un bar, cafetería o local que tuviera un cristal con unas letras y, a partir de ahí, dejaríamos que todo surgiera solo. Y lo encontramos. Pero lo que surgió fue incluso mejor de lo que imaginábamos. Un rayo de sol apareció de entre los edificios iluminándolos directamente. Y todo el amor que hay entre ellos hizo el resto.

[- Parece distinta, ¿sabes? No lo sé. - ¿Distinta, cómo? - No lo sé, solo tengo un presentimiento sobre ella. Ya sabes, como cuando suena una canción y debes bailarla.]

Seguro que Guillermo hizo suyas estas palabras de la película y bailará esa canción para siempre :)

© 2016 Boquerón á Feira | Todos los derechos reservados

Fotógrafos de bodas en Galicia

Fotógrafo de boda diferente en A Coruña